Descubre todas las noticias de la marca y el sector de la automoción

BLOG DE DACIA FINANCIACIÓN

¿Cómo cambiar las escobillas del coche?

16 Septiembre, 2020

Las escobillas del coche son un elemento de seguridad importantísimo. De ellas dependen nuestra visibilidad en los momentos más complicados. Te contamos cómo cambiarlas.

 

Las escobillas del coche siempre nos acompañan. Pero es uno de esos componentes del vehículo en el que solo nos fijamos cuando lo necesitamos.

 

En realidad, estas escobillas son de gran importancia para nuestra seguridad. Nos permiten tener la visibilidad que necesitamos cuando la climatología es adversa o tenemos sucio el parabrisas.

 

Por ese motivo es necesario garantizar que funcionan correctamente. No pueden fallarnos cuando más las necesitamos.

 

Por qué cambiar las escobillas del coche

 

Las escobillas están en la parte exterior del vehículo y están siempre expuestas. Además, sufren un desgaste continuado conforme más las utilizamos.

 

Unas escobillas en mal estado representan un peligro para nuestra seguridad. Si está lloviendo, por ejemplo, podríamos ver un 20% menos si no limpian bien el cristal.

 

Además, pueden hasta rallarlo, obligándonos entonces a tener que sustituirlo por uno nuevo.

 

Teniendo en cuenta que el coste económico es pequeño, el cambio de las escobillas del coche es un mantenimiento recomendable en tu vehículo, que no deberías dejar pasar.

 

¿Cada cuánto hay que cambiar las escobillas del coche?

 

Depende del modelo de escobillas y del uso que le demos, pueden desgastarse con mayor o menor rapidez.

 

No obstante, es recomendable sustituirlas cada año o cada dos años, aunque en casos en los que apenas son usadas, pueden mantener un funcionamiento óptimo por más tiempo.

 

Las señales más claras de que necesitan ser sustituidas es que hacen ruido cada vez que se usan o no dejan limpio el cristal.

 

¿Cómo cambiar las escobillas del coche?

 

Lo primero y más importante es asegurarte de que cuentas con unas escobillas compatibles con la marca y modelo de tu coche. Consulta con profesionales para garantizar que tienes las correctas antes de empezar.

 

Enciende el coche y acciona las escobillas para que se queden en vertical, así puedes realizar todo el cambio de manera más sencilla.

 

Para quitar la escobilla levanta el brazo móvil y aprieta las pestañas de sujeción. Normalmente con un suave tirón es posible extraerlas.

 

No obstante, algunos modelos de escobillas pueden tener un sistema de cierre diferente, así que es recomendable leer en su caja cualquier característica especial que tengan.

 

Coge las nuevas escobillas y colócalas sustituyendo las originales. El proceso es a la inversa, se colocan sobre el brazo móvil y se encajan hasta garantizar que la escobilla está bien colocada.

 

Una cosa importante a tener en cuenta es que es recomendable cambiar las dos escobillas, no quedarse con una nueva y otra antigua. Así te garantizas que funcionarán las dos de la mejor forma posible.

 

Cuando hayas terminado de cambiar las escobillas del coche debes probarlas. No las dejes puestas sin usar hasta que las necesites, por si en ese momento te fallan.

 

Para probarlas lo ideal es que utilices un poco de agua del coche y compruebes que realizan una limpieza óptima. Que una vez se han accionado, además de hacerlo correctamente, dejan el cristal con suficiente visibilidad como para conducir sin riesgo.